home

La aventura del mundo de las imágenes



Fue a mediados de Octubre cuando recibí una propuesta por parte de Compa para participar en un festival de cine itinerante que se encontraba recorriendo Ecuador, pronto iría a Perú, y luego a Bolivia. La oferta era para tomar parte como tutor en los talleres de cine documental que serían dados en Colcapirhua y Mururata. La idea de poder volcar todo mi conocimiento y compartirlo con chicas que jamás habían tenido siquiera una cámara en sus manos, me pareció más que tentadora y enriquecedora.

De esta forma, a fines de diciembre dejé mi trabajo en Buenos Aires y me encaminé hacia Cochabamba, con la expectativa de encontrarme muchas experiencias gratas. Y así fue. Desde un principio el grupo de trabajo se sintió bien integrado y en funcionamiento. Manos a la obra. Al día siguiente de mi arribo comenzamos con la logística y planeamiento del taller que comenzaría un día después (el jueves 6 de enero). Miguel, de Compa Cochabamba, fue quien nos ayudó enormemente con muchísimo entusiasmo para poder llevar a cabo el taller en Colcapirhua. Ciudad ubicada a pocos kilómetros de Cochabamba, en la provincia de Quillacollo; pujante urbe con un crecimiento poblacional del 300% en los últimos 20 años.

En la primera jornada del taller las chicas participantes parecían algo tímidas al comienzo, sobretodo al momento de las introducciones, presentaciones y demases. Ya con la parte teórica parecieron relajarse y verse más interesadas en el contenido del taller. Pero fue en la práctica donde se entusiasmaron y se soltaron con confianza. ¿Cómo conectar una batería? ¿Y prender la cámara? ¿Dónde está el botón de grabación? Cuestiones que para uno se encuentran tan naturalizadas, podían ser una intriga para ellas. Primeros manejos de la cámara, primeros pasos, primeros encuadres. La pureza de la mirada de ellas se notaba a cada momento. Fue un desafío personal el no falsearla, el no esquematizarla, evitar a toda costa que perdieran esa hermosa ingenuidad y curiosidad ante este lenguaje nuevo. Nadie mejor que ellas mismas para captar y enmarcar su entorno, su cotidianeidad.

El segundo día parecía el décimo, ya todas estaban en confianza y con mucha mayor seguridad. Comenzaron a aflorar las ideas para los documentales; por aquí y por allá montones de propuestas buscaban su lugar propio. En cada grupo se afianzó un tema y punto de vista particular. A medida que pasaban los primeros días, el compromiso de ellas se veía cada vez más incrementado: fue clave que entendieran que todo el proyecto es por y para ellas. Poco a poco fueron dándose cuenta de lo complejo que es el mundo del cine, pero no por eso se vieron intimidadas. Es más, redoblaron la apuesta, y no dejaron que la lluvia ni la escasez de tiempo impidieran sus rodajes y objetivos.

Luego de dos intensas jornadas de rodaje, lograron entender el funcionamiento y los mecanismos del lenguaje audiovisual. El sexto día de taller, el de montaje y edición, pudieron comprender plenamente la articulación de los planos, el armado del esquema del documental, así como el cierre de sus propuestas y planteos. Por último, el día de la proyección, el estreno. Las chicas eran un manojo de nervios, ansiedad y entusiasmo. Pero creo que ante todo, la sensación dominante era la de satisfacción, tanto para ellas como para nosotros. Siento que en esos días crecí y aprendí tanto como ellas, mis objetivos iniciales se vieron completamente (y felizmente) desbordados. Me siento muy contento de haber abierto una puerta a un mundo nuevo para ellas, darles una oportunidad. Con nosotros han aprendido a caminar en esto tan maravilloso que es el lenguaje audiovisual, ahora de ellas depende el echarse a andar.
“Un viaje de mil leguas comienza siempre con el primer paso.” Lao Tse

De Nicolás Schvarzberg, Fotos Nadja Bülow
Jan 24, 2011 7:52:05 PM (CET, Europe/Berlin, UTC+01:00), ,
Filters:
a curtain for styling puposes a curtain for styling puposes
a curtain for styling puposes